¿Qué significan los colores en su casa u oficina? (segunda parte)

Hoy continuamos con la segunda parte de este artículo sobre los significados de los colores a la hora de decorar un espacio. Si desea ver la primera parte haga click aquí.

Rosado:

  • Asociado al amor, la frescura, lo coqueto y femenino. Se ha puesto de moda y puedes encontrarlo en distintas tonalidades, desde el rosa más pastel hasta un coral tropical.
  • Es un buen color para las habitaciones de adultos y niños, y puede ser pacífico y calmado, pero al combinarlo con un fucsia vivo y tendrás más pasión en el cuarto.
  • Este color podría verse muy dulce o de niña, así que para balancearlo, atrévete a combinarlo con detalles o muebles marrón oscuro o incluso negro.
  • Los tonos rosas también son adecuados por sus efectos relajantes y su asociación con el romance.
  • El rosa ejerce un potente efecto relajante y representa ternura, inocencia, ingenuidad y romanticismo.

Lila:

  • Asociado con la femineidad y espiritualidad.
  • Es perfecto en cuartos y baños, para crear santuarios libres de estrés.
  • Este color puede llegar a ser insípido. Anima la habitación con detalles negros o plateados.
  • En la habitación de los adolescentes, además los morados y violetas generan tranquilidad y también favorecen la creatividad.

Morado o púrpura:

  • Asociado con magia, creatividad, alegría, fertilidad, sensualidad, lujuria y sexo. Por ello es muy bueno en dormitorios de parejas.
  • Este color fue en algún momento reservado solo para la nobleza.
  • El morado es suntuoso y elegante. Va desde una ciruela profundo, pasando por un malva misterioso y los tonos alegres de las flores del viento.
  • El púrpura puede ser abrumador, así que trata de suavizarlo con un tono más claro, úsalo solo en la pared principal, o simplemente como accesorio en tu habitación.
  • El púrpura en sus valores más oscuros (berenjena, por ejemplo) es rico, dramático y sofisticado.
  • Se asocia con el lujo y la creatividad. Versiones más claras de púrpura, como lavanda y lila, llevan la misma calidad de descanso a los dormitorios como el azul lo hace, pero aportando la calidez del rojo.
  • El violeta se asocia a la templanza, espiritualidad y la lucidez. Puede ser una buena opción para pintar alguna de las paredes de las habitaciones juveniles.

Marrón:

  • Asociado a estabilidad, seguridad. Es un color muy práctico.
  • Es mejor usarlo en salas. Este color es conocido como el ‘nuevo neutral’ y por sus distintas variaciones, combina excelentemente con casi cualquier color.
  • Puede introducir un color vivaz para la estimulación mental, como el verde o el azul, y complementarán muy bien al marrón.
  • El marrón se asocia a la estabilidad y en sus vertientes pasteles es recomendable para salones y comedores, sobre todo para aquellos que disponen de buena luz natural.

Gris:

  • Asociado a la sofisticación. Va muy bien en cualquier sitio de la casa.
  • Es un color neutral, por lo que puede traer una sensación de orden y paz.
  • El gris es considerado inteligente y sofisticado, en rangos desde el carbón oscuro hasta el plata neblinoso, y luce fabuloso si lo combinas con colores con mucha personalidad, como el fucsia o verde limón.

Blanco:

  • En lugares como el baño o el estudio, el blanco es una buena elección, refleja pureza y limpieza y estimula el intelecto.
  • Debe usarse con inteligencia pues en ambientes muy fríos puede evocar el vacío, sin embargo combinado con elementos decorativos de color ayuda a crear un espacio muy agradable, sobre todo para trabajar.
  • Para espacios como las salas de estudio o puestos de trabajo son preferibles los colores metal.
  • Entre ellos, se encuentran el blanco, el gris y los tonos metalizados.
  • Aportan pureza a los espacios, logran crear un ambiente más serio y favorecer la concentración.
  • El blanco en combinación con otros tonos también es una buena opción para dormitorios.

Negro:

  • Asociado con el drama, la muerte y la excentricidad.
  • Es un no-color que absorbe los colores y refleja solo negro.
  • No es exactamente bueno para algo en particular y lo mejor es usarlo siempre con moderación.
  • Está comúnmente relacionado a la depresión y no debería ser usado como un color base, sino para balancear colores como el rosado.
  • Por su parte, el negro se emplea para proporcionar a la estancia un halo de misterio y sensualidad.
  • En el caso del negro, es mejor integrarlo en el espacio a través de objetos decorativos que usarlo en las paredes.

Si desea saber más sobre este tema puede ver aquí.

Si desea conocer nuestros proyectos especiales haga click aquí.

Fuente: Amalia Jara, arquitecta. Para ver otros temas de ella haga click aquí.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *